domingo, agosto 02, 2015

Francisca Duarte, Mama Pancha, Anima de Taguapire

Mama Pancha, Anima del Taguapire, Francisca Duarte
Mama Pancha
Oración.

Tu moriste al pie de un Taguapire y cumplistes muchos milagros, yo te pido, te imploro, que me resuelvas y así estar con mi alma en paz espiritual y materialmente, yo espero tu gracia y tu iluminación para seguir en este mundo de tortura.

Concédeme la gracia.

Se reza un padre nuestro y un salve a Francisca Duarte.

Historia.

Simón Ron González, actual propietario de la finca “Barrialito” es nieto de don Natalicio González quien fuera dueño del mencionado hato cuando Francisca Duarte llegó a él. Nos cuenta:


Mi abuelo necesitaba de una persona, algo así como una capataz que se encargara del hato “Barrialito”, y por esta razón que contrata a Luis Salazar, quien consulta a mi abuelo acerca de si podría traer unos sobrinos suyos a trabajar con él en “Barrialito”. Y don Natalicio le dice: “tráelos chico”. Prontamente se viene al hato, Cecilio Salazar, Estanislao Güariña y Francisca Duerto y no Duarte, tendría unos 25 años entonces, “Pancha” como se le conoció, era una mujer gorda, pafletuda y tetona, si, era de unos senos muy pronunciados.



Francisca llego a desempeñarse como ama de llaves. Gozó de toda confianza de don Natalicio, cuando la familia se iba a Santa María de Ipire, ella quedaba con todas las responsabilidades del hato. Fue una mujer responsable, decente, pulcra. Tenía mucho carácter era brava y no aceptaba el trato de tú a tú, ¡no señor! ¡ah!, eso si era una mujer bondadosa; atendía en lo que pudiese a los que por cualquier circunstancia le llegara a pedir un favor.

Esta Francisca Duerto llegó a aguantar las fierezas de don Natalicio un hombre de carácter endemoniado. Era ella quien lo calmaba, él siempre la respeto. Jamás la pretendió como se murmuro.

Ella tuvo a Margarita su hija, única hija, y aún no se sabe con certeza quién fue el padre de esta. Lo que si es que no fue hija de don Natalicio. Antes cuando los viejos tenían una hija así: fuera del matrimonio, le decían a los hijos varones “no la enamore”. Hasta donde tengo entendido, esto no solo nunca sucedió, sino que Ramón uno de mis tíos maternos, estuvo enamorado de Margarita. Particularmente he llegado a pensar que Margarita era hija de Francisca y Luis Salazar, su tío.

Francisca fue una mujer soltaría. Llegar como llego al hato “Barrialito”, apenas con el vestido que llevaba puesto y ocupara la posición que llegara a ocupar, mano derecha de Natalio quien contrajo matrimonio en par de oportunidades, sin que tales circunstancias afectaran la posición de “Pancha”.

Don Natalio, jamás le perdono a “Pancha” que se fuera atender al recién casado Arístides, el menor de sus hijos de su primer matrimonio. Pero “Pancha” no duro mucho tiempo en la casa de Arístides y se va luego quien sabe si apenada, a vivir a la costa del río Zuata en la casa “Vivoral” donde al correr del tiempo en septiembre de 1895, muere.

Natalio González al saber de la gravedad de muerte de Francisca, manda al yerno de ésta, Juan Tablante, a la sazón casado con Margarita, para que le diera cristiana sepultura no en el sitio donde ella estaba, sino en Santa Maria de Ipire. Juan Tablante peón de confianza de Don Natalicio, se va con sus hermanos. Llegados a “Vivoral” y encontrando muerta a Francisca, y sabiendo que murió de paludismo, la gente emprende marcha atrás en su procesión de entierro llevando el cadáver de “Pancha” tendido en un chinchorro colgado de una vara que cargan los hombres, dos adelante y dos atrás, eran unos treinta y seis kilómetros a campo traviesa.

Andando en plena marcha, uno de los enterradores, el que iba a caballo con algunos víveres, observa la presencia de un ejercito que avanzando de dos en dos pasa lentamente, acto seguido colocan apresurados el cadáver a un lado del camino a la sombra de un frondoso Taguapire y huyen hacia el monte montañoso encepado. Cuando Juan Tablante y sus acompañantes quisieron remontar el camino hacia Santa Maria, que a decir verdad estaba bien cerca, se dan cuenta que el cadáver se había estripado, estaba reventado, viéndose en la obligación de enterrarla ahí mismo como a unos 15 metros del camino.

Hay quienes sostienen que a Francisca la entierran allí porque la quebrada de Santa Lucia estaba crecida. Le acoto “No creo que la crecida de la quebrada de Santa Lucia, que atraviesa aun la carretera, hubiera sido impedimento para llegar al cementerio de Santa Maria, porque el negro Juan Tablante la hubiera atravesado fíjese que fue un asunto circunstancial lo del ejercito. Otra opinión sostiene que al pasar por el Taguapire el cadáver se les puso pesado.

Nos dice Don Simón “mucho tuvo que ver el romance (poema) compuesto por próspero infante, un educador de Santa Maria, cronista, ahijado de mi abuelo Natalio, donde no le coloca el apellido “Duerto” sino “Duarte”, este romance le refuerza estos poderes a Francisca, ya convertida en Anima del Taguapire. Conocidos, familiares y el mismo Don Natalicio fueron llevándole velas, milagritos. Yo llegue a ver el sitio donde la enterraron cuando apenas tendría unos quince regalitos y restos de esperma. Una y otra vez, incontables veces, los primeros fieles o creyentes le derribaron y reconstruyeron casitas y cerquitas nuevas. Tendría yo unos siete años cuando vi su tumba en la que se le depositaba el agua. Le estoy hablando de 1914.


Santuario Anima de Taguapire, Santuario Mama Pancha
Santuario Mama Pancha


El santuario del Anima del Taguapire esta ubicado a pocos kilómetros de santa Maria de Ipire, población Zarrapiera y criaderos de mulas, en tiempos pasados, transito de ganado y aposento de viajeros. Un área de unos 400 metros cuadrados sirve de descanso y de refugio a los tantos fieles y peregrino que visitan el lugar. El santuario en si con su forma rectangular tendrá unos 50 metros cuadrados. En el centro de la Tumba de mármol en la que reposan los restos de Francisca Duarte.




Actualizado 06/04/2017

Referencia:
  1. "Francisca Duarte, Anima de Taguapire". Miguel Cabello.

No hay comentarios.: