viernes, agosto 14, 2015

El Cacique Mara

Indio Mara, Cacique Mara
El Cacique Mara (2)
"Hasta tal punto pertenece la historia de este cacique al nebuloso horizonte de la leyenda que ni siquiera se sabe exactamente la situación de sus dominios. Si bien, por exclusión, se ha podido interpretar que ejercía su cacicazgo en una extensa faja de terreno de considerable fertilidad, que podría corresponder a la situada entre la orilla oeste del lago de Maracaibo, pasando por la Sierra de Perijá, y el río Magdalena, aunque se desconoce el emplazamiento de su poblado o lugar de asentamiento habitual.

Se cree asimismo que, de origen caribe, atesoraba en gran medida las cualidades características de esta raza, esto es, el coraje, la intrepidez, la rebeldía, las dotes guerreras necesarias para emprender el combate contra cualquier clase de enemigo, aunque este fuera indígena. De esta forma pudo dominar a numerosas tribus, someterlas a su mando y prepararlas para la ofensiva contra el invasor; todo lo cual vino a proporcionarle una aureola de respetuoso temor y una adoración idolátrica de parte de la población autóctona al atribuir a su persona singulares poderes extraterrenales.

Mara sostuvo constantes batallas contra los castellanos y detuvo su avance en numerosas ocasiones, entre ellas las incursiones que en su predio trató de llevar a cabo el nefando teutón, Ambrosio Alfinger al servicio del Emperador Carlos I.

Entre los adversarios de Mara se encontraba el Jefe Indígena Manaure, a quien odiaba por su pacifismo y condescendencia con los invasores. No hay que olvidar que Manaure, radicado en una tierra ubérrima que su pueblo había sabido cultivar con sabiduría y dedicación ejemplares hasta hacer de ellas una de las mas prosperas de la región, había buscado la protección castellana ante la constante amenaza de otros caciques, entre ellos Mara, que trataron de dominarlo y arrebatarle sus riquezas. Merced de ello habia suscrito un pacto de amistad con el fundador de Santa Ana de Coro, Juan de Ampiés.

Y, claro está, el fiero e indómito Mara no pasaba por esas. Su temperamento altivo, su orgullo de raza, sus deseos de independencia, su poder absoluto y dictatorial sobre las tribus del inmenso territorio que regía, la admiración supersticiosa y cuasi fanática que le profesaba su pueblo; todo ello lo instaba a combatir constantemente a los invasores, a los que atacó y mantuvo a raya durante algunos lustros, así como a los caciques pasados al enemigo.

En una desventurada escaramuza, empero, tuvo la fatalidad de caer prisionero de los castellanos. A consecuencia de las heridas recibidas sufrió una infección generalizada, pasó varios días en lamentable estado delirante a causa de la fiebre que lo consumía, y, cuando los jefes a sus órdenes habían conseguido llegar a una acuerdo con los conquistadores para efectuar su rescate, falleció y con ello accedió de lleno a las gloriosas páginas de la historia de los luchadores por la independencia."(1)


Referencia:
  1. "Visión Panagerica de los Caciques de Venezuela. Agustín Quevedo Martín.
  2. Fuente de la imagen desconocida
Nota:
Si conocen la fuente original de la imagen por favor dejar en los comentarios para mejorar mis referencias

No hay comentarios.: