domingo, julio 26, 2015

Beatriz Veit-Tané, la Maria Lionza que Renace

Aura Marina Sánchez R.
Tomado de la revista, A PLENA VOZ, edición 27

Llegué llorando a la casa de María Luisa, mi familia me había criticado muy duro, me habían tratado muy fuerte. Al verme así ella me dijo:
  • ¿Te rasgaron el alma?
  • ¡Sí, me quitaron el apellido! - respondí

Ella sonrió al decir:
  • Ven mañana para darte uno. Desde ese día me llamo Beatriz Veit-Tané. María Luisa, mi Madre Cósmica, me explico su significado: Veit-Tané es “Sol Radiante”. Muchos años pasarían para que Beatriz Veit-Tané supiera qué alumbra ese sol, hasta dónde llegan esa radiaciones.

La vida de “Sol Radiante” es particular, como la historia de todos “los escogidos”, esta muchacha oriunda de Caracas de 1928, que se convierte luego en la personificación de la imagen de María Lionza, desde pequeña desarrolló percepciones extrasensoriales. Sus padres, un maestro de la Escuela Magnética Espiritual y guarda templo de la Masonería, y su madre, una sanadora Rosacruz, dieron fruto a quién seria una significativa sacerdotisa de María Lionza, la Diosa indígena. sin saberlo, crearon las condiciones espirituales para la misión que ella escogió, a pesar de que insiste: “¿Beatriz se autonombra?, ¡no! Los seres como yo no se autonombran, nacen”.
Estamos ante Beatriz Veit-Tané, la mujer que una vez sintío el imperioso mandato de expandir el conocimiento de María Lionza, develar al mundo sus poderes, valores indigenistas de sus ancestros, capacidades curativas y predictivas.
Llegamos a ella ante la necesidad de reivindicara la mujer que a los 78 años se pregunta desde un ancianato: “en que fallamos”... La voz tenue se hace firme, los ojos recobran fuerza y con toda seguridad... nos cuenta como fue el inicio junto a sus grandes maestros María Luisa Escobar, Alejandro Colina y Pedro Centeno Vallenilla. Ellos la conectaron con la Diosa; a través de ellos conoció, la veneró y se dedico a servirle, a levantar la creencia en ella.
¿Que como lo hizo? Con una claridad meridiananos dice: “¿quienes son los que creen en María Lionza? Bueno... antes -porque ahora cree todo el mundo- eran los pobres, los desposeidos. Para levantar la imagen de la Diosa ante ellos y ponerla al lado del padre Todopoderoso, para que ellos pudieran creer, tenía que hacer curaciones y ayudarlos. Para eso tuve que pasar por muchas cosas, muchos sacrificios y aprender... demostrar los poderes que me daba la diosa. Así fueron creyendo en ella. Yo uso un triangulo en el medio de las cejas, para que todo lo que yo lance regrese, porque tengo la pituitaria muy abierta, los campos magnéticos están muy abiertos de la lucha misma, sobre todo de la noche en la montaña, eso hace crecer mucho la pineal, la expande. Me hizo aprender a ver todo, a saber quien viene, a conocer a la gente y tener una gran intuición“.
Se incorporo de pronto y lentamente se dirigue a un atril con papel en el que comienza a dar trazos y explicar: “La enegía de todos los dioses al llegar a la tierra entra por Europa y se representa en padres, madres, ofrendas, flores y frutos, incienso, colores. Lo mismo ocurre en Oceanía, pero se representa con Buda, luego en África con Changó y después en América, y aquí entre los dioses está María Lionza. En todos los continentes se repiten las mismas formas de representaciones: los dioses, las ofrendas, flores y frutos, rojo, incienso. María Lionza un Tótem de los indios del sur, significa la agilidad y la inteligencia, que tiene que aplastar el odio y la intriga como hace la danta con las patas sobre la culebra. El pecho desnudo de María Lionza simboliza la desnudez de América para abrirse al crecimiento que todos tenemos que generar”.
Continua comentado: “cuando Alejandro Colina estaba haciendo la escultura, me pregunto: “Beatriz, ¿le pongo ombligo?”, y le respondí: “¡no, maestro!, ella no puede tener ombligo, porque ella es la primera madre, ¡la mas grande madre!”.

Comentarios importantes para complementar este contenido:

Gracias a ella y su influencia para el 18 de marzo de 1960 se decreta la montaña como monumento nacional el cerro María Lionza, ella es quien ha sido participe de llevar el culto de la Reina María Lionza fuera de Venezuela en una época muy dura religiosamente, contradictoriamente su nombramiento como sacerdotisa del culto no se realizo en la montaña sino en un apartamento en Caracas, ella es todo un personaje como toda personalidad tiene muchos detractores y mucha gente que cree en ella, lo cierto es que no se puede negar el legado que nos deja.



Ruben Tamanaco

@rubentamanaco1

No hay comentarios.: