domingo, diciembre 25, 2016

Romance a María Leonza

Maria Leonza, Maria lionza, Poema, Jose Parra
Metáfora de un Poema 

Este hermoso poema del poeta Yaracuyano José Parra "Romance a María Leonza" obtuvo en 1954, el primer premio en el concurso latinoamericano de poesía, promovido por el Centro Literario Filosófico "Arca del Sur" de Montevideo. Este poema ha sido interpretado por el tambien poeta Yaracuyano Eliseo Jiménez Sierra autor del ensayo "La Venus Venezolana" y gran amigo de Parra.

¿Quién eres?
¡Di, legendaria!

¿De dónde llega tu acento?

¿Eres acaso la niña,
codicia de aventureros,
que huyendo un día al rey criollo,
sembró su vida en el cerro?

¿O eres, la reina del agua?
¡Esa de nube y misterio!
que a la orilla de los ríos
adoraron otros pueblos...

Yo no sé nada de historias,
¡yo, que tal alba te quiero!
Sólo se que desde el fondo
menos claro de los tiempos
después de la inmaculada
eres la gracia del pueblo
la que perfuma sus noches
la que madura sus huertos
la que afina las guitarras
y enluna a los limoneros
la que humedece los labios
cuando los mira sedientos
la que da fuerza a los hombres
la que da espigas al suelo
y dulzura a las mujeres
en la fragancia del seno
para que chupen los niños
tu cariñito materno.

Te pintan los que no saben
medir la luz de un secreto
los que nunca en sus dominios
la belleza comprendieron
como una reina maligna
dueña de un turbio dinero
que das a trueque de almas
sin el permiso del cielo.

Pero yo que te he sentido
como una novia en el pecho
yo que he vivido en tu sangre
y pernoctado en tus huesos
yo que se como te agrandan
las fantasías del miedo
voy a enseñar a esta gente
con voz amiga de pueblo
lo que aprendieron mis ojos
en el encanto del cerro:

Nada de oscuras culebras
enroscadas por asientos
ni dantas para surcar
largas noches de misterio
ni personajes amargos
ni pajarotes siniestros

¡Tu cerro verde María
no es sino un poco de sueños!
allí solo puede oírse
la tenue luz de silencio
deletreando maravillas
en los compases del viento

¡Cuando llegué a tu morada
como surgiste al encuentro!

¡Como te vistió de aromas
la exaltación de mi verso!

Que extraños ojos azules...
¡Que río de luz el cuerpo!

¡Que palabras en los labios
mojados de sentimiento
y que anillo la cintura
y que flores en el pelo!

Jamás mis años corridos
vieron algo más perfecto.

Sorte a tus plantas movía
su caminito de inviernos
y en las piedras resbalaba
el agua de los recuerdos
allí reconstruí la historia
que me contaron los viejos:
¡La que anda siempre en el aire,
como un soplo de lo eterno!





Ruben Tamanaco


Referencia:

  1. El Negro Miguel y la Primera Revolución Venezolana. Jesus Maria Herrera Salas
  2. "El Periodiquito". Centro de Orientación Espiritual Carlos Yaguarin"
  3. Imagen on line: https://es.dreamstime.com/foto-de-archivo-guitarra-con-el-libro-y-la-pluma-rojos-en-una-tabla-de-madera-estilo-del-vintage-image57760609

No hay comentarios.: