martes, septiembre 15, 2015

Cacique Sorocaima "El Régulo Americano"

Corría el año 1569 y un famoso guerrero quien fuera subalterno de Guaicaipuro y Conopoima ejercía la jefatura de una tribu temible y compacta, con eficiente capacidad para poder atacar los campamentos de los peninsulares al menor descuido de estos. Sorocaima (pajaro de vistoso plumaje).


Tan imprevista noticia fue prontamente ratificada por una rápida y feliz incursión de Sorocaima al dirigirse hasta la costa y arrebatarle a un grupo de aventureros un buen lote de animales que acabara de ser desembarcado en una pequeña ensenada cercana a los antiguos dominios de Guaicamacuto.

Sin embargo, los encomenderos no lograban precisar el justo sitio en que se encontraba organizado el duro guerrero caribe. No pudo darse con el celebre "peñon de los Teques" ni en territorio conocido como la tierras de Salamanca enclavado entre Petare y los confines de Barlovento, el sitio donde aquél se guareciera, con tan importante contingente, resultaba un verdadero misterio!!

Una noticia simple en apariencia, no podía ostentar un significado mayor. Indias, "indias jóvenes" constituían una presa por demás apreciable! posiblemente después del oro, las hembras aborígenes representaban en los insanos designios de los conquistadores el más apreciable de todos los "tesoros". Pronto fueron organizados pequeños grupos de expedicionarios que se dieron a la tarea de recorrer el río con cautela extrema y comprensible. Al fin Garci Gonzáles de Silva dio con un pozo de extraordinarias dimensiones, el cual servia, por su forma adecuada, para que allí se bañara medio centenar de indias. Rápidamente quedaron tomadas todas las salidas del río; el cerco comenzó a estrecharse. Estas sorprendidas ante el imprevisto asalto, pretendiendo en vano ganar la libertad, inútil fueron sus aspiraciones todas quedaron prisioneras.

Aquella noche Sorocaima asaltó el campamento un buen numero de aquellas indias prisioneras, que por cierto, eran de su tribu quedaron en libertad. Sin embargo, su gesto resuelto y voluntario, vino en concreto a acarrearle posteriores desgracias: conocido sus secretos y los lugares donde ejerciera enlace con los restos de otras tribus distantes, se organizaron prontamente gruesos cuadros de soldados para darles caza y exterminarlo para siempre. la moral india, quebrantada de por si, sufrió un nuevo y duro golpe ante la inesperada muerte de Acapropocón, jefe prestigioso que acompañaba a Sorocaima.

Un día de aquel 1572 en alevosa emboscada fue hecho prisionero el influyente caudillo por un pequeño número de soldados en cierta forma aislado del grueso del ejército peninsular. 

Los intentos de rescate de su jefe con empeño no ayuno de ardor y confianza y al notar este deseo los españoles trataron de intimidar a Soracaima, diciéndole, que si ordenaba la pronta retirada de los suyos, le seria cercenada una mano en el acto. El aborigen al oír estas palabras pidió permiso para ordenar la retirada de los suyos y cual no sería la sorpresa de los conquistadores que de sus labios brotaba la siguiente orden: "aprieten duro que los enemigos son escasos; el triunfo es seguro si no falta el valor"... y al unir la acción a la palabra el heroico caribe estiraba su brazo al soldado para que le fuera amputada la mano.Y la infamia se cometio allí mismo. Ni un solo músculo se contrajo en el rostro sereno de Sorocaima solo que su sacrificio no debía tener valor alguno. Los españoles conocedores de la impresión honda que en los indios causa la desgracia del jefe le pusieron el libertad... y cuando Sorocaima recoje la mano del suelo levantándola cual si fuese un trofeo, se encuentra abandonado. Solamente le acompaña su convicción, su heroicidad y su fé. De pronto un golpe de arcabuz remata con la vida ejemplar del gran caribe.



Ruben Tamanaco

@rubentamanaco1

Referencia:

  1. "Cacique Aborígenes de Venezuela". Antonio Reyes
  2. "Los Caciques de Venezuela". Carlos Alarico Gómez  


No hay comentarios.: