domingo, mayo 07, 2017

El Libro "Los Brujos de Chávez" de David Placer

Los brujos de Chávez, David Placer
Los brujos de Chàvez (1)
David Placer es un venezolano nacido en Caracas en 1978, licenciado en comunicación social egresado de la Universidad Central de Venezuela y que en la actualidad hace vida y carrera en Barcelona - España, este exitoso periodista venezolano nos propone una investigación inédita acerca de las creencias místicas del expresidente Chávez.

La estructura del libro está muy bien pensada dando preámbulos históricos sobre las creencias místicas de los expresidentes venezolanos, paseando tambien por un poco de la historia universal, detalla las prácticas esotéricas de Chávez y el autor concluye con su opinión acerca de las consecuencias de esos actos así como la veneración creada entorno a Chávez postmortem, realmente un trabajo periodístico de calidad por toda la investigación desarrollada pero que se queda en pequeños detalles al hablar de los temas esotéricos.

El autor muestra un gran desconocimiento del espiritismo Marialioncero cuando lo asocia con la ouija, con el espiritismo, la santería y hasta con magia negra, asegura que las bebidas alcohólicas que se usan son por afición de la materia y resta importancia a la del espíritu, también afirma que el negro Felipe es el negro Primero, un error muy común hasta en los mismos creyentes. Dentro de los detalles interesantes del libro está que Chávez dejaba una silla disponible para que el espíritu del Libertador ayudara en las deliberaciones, tambien afirma que Chávez decía ser la reencarnación de Zamora, que creía fuertemente en vidas pasadas y sentía que venía a cumplir las misiones que no completaron sus antecesores, da constancia que se hizo santero en Cuba aunque no tiene claro si se inició fue en la paleria.

Ciertamente en los tiempos de Chávez la santería tomó dimensiones abismales en Venezuela, es muy llano pensar que fue solo por un boom generado por Chávez, si fuera así, la cantidad de Marialionceros tendría que haber crecido primero y en mayor medida porque Chávez se inició como Marialioncero, visitó la montaña de Sorte en muchísimas ocasiones como candidato y como presidente, era habitual llegar a la montaña y escuchar a los vaquianos comentar que Chávez había estado en las "3 casitas" (lugar icónico en lo alto de Quibayo) ya que la Guardia de Honor había sido vista al pie de la montaña y helicópteros en lo alto, de esto el autor del libro no hace alusión. La diferencia entre las religiones africanas y el culto Marialioncero  se basa en que el primero tienen una estructura y una liturgia bien definida, esto daba a pensar a los creyentes que era superior que otros cultos y adicionalmente lo tomaban como un oficio el cual era muy bien remunerado, la santería se volvió finalmente una industria en la que montarse los collares, hacerse la mano de orula y hacerse un santo era el común del día a día sin darle real importancia a la creencia. Lo que sí comenta el autor es que esto marcó una revolución de personas viajando a Cuba para hacerse el santo, desde civiles hasta militares, sin dar relevancia al control cambiario donde la mayoría de los venezolanos viajaban por todo el mundo aprovechando el cupo de dólares preferenciales y el dinero sobrante se cambiaba en el mercado negro venezolano a valores tan altos que prácticamente costeaba el viaje realizado.

El autor afirma que la popularidad de Shangó y Santa Bárbara se debe a la fuerza política, militar y a que Chávez era hijo de Shangó sin conocer que ha sido una de las deidades más respetadas y veneradas en Venezuela, tanto por los Marialionceros como los Paleros y Santeros ya que antes de Chávez la fiesta de Santa Bárbara siempre fue masivamente celebrada en muchos rincones del país. Una de las grandes aberraciones del autor es la siguiente afirmación “En los hogares de los delincuentes de las zonas populares de Caracas Shangó ha sido desplazado por el malandro Ismael”, el desplazamiento para los entendidos ha ocurrido dentro del culto Marialioncero donde la corte malandra ha relegado a cortes de mayor relevancia e incluso a la misma Maria Lionza, es lógico que una corte como la malandra tenga mayor afinidad entre las barriadas caraqueñas porque estos espíritus hablan y se comportan como el común de los habitantes actuales, aunque hay centros que prácticamente no reciben visitas de estas entidades y trabajan más con otras cortes, si en el libro se asegura que la Santería ha crecido de manera desenfrenada entonces Shangó (deidad africana) sería quien habría desplazado a Ismael (deidad Marialioncera). 

Mi gran interés por leer el libro era saber que decía acerca de la exhumación de los restos del Libertador Simón Bolívar ya que fue el ritual más importante, atrevido y trascendental de todos los que pudo hacer Chávez, los comentarios son muy escuetos y no van mucho más allá de lo poco que ya podía conocer, no hace ninguna referencia al toque de tambor, vestimenta y marcha realizada, ni mucho menos que se buscaba obtener con ese ritual. Luego de la exhumación del cadáver del Libertador para fines científicos «supuestamente», en el que cualquiera que tuviese pequeños conocimientos de palería  o santería entendía que se trataba de un ritual santero, comenzó un desfile de difuntos: William Lara, Luis Tascón, Alberto Müller, Luis Ceballos, Lina Ron, Clodosbaldo Russián y Hugo Chávez, para entonces se comenzó hablar de la maldición de Bolívar “El Libertador había decretado la maldición a quien osara perturbar su sepulcro” y es que desde su muerte han sido codiciadas partes de su cuerpo, se dice que al morir el Libertador las primeras personas que estuvieron a su alrededor robaron mechones de su cabello y que la mayoría de los huesos de sus manos fueron robados, fue el Dr José Maria Vargas el encargado de preservar y reconstruir los restos del Simón Bolívar en febrero de 1843 luego de su arribo de Santa Marta - Colombia.

Otro punto importante que no se le prestó mayor importancia en el libro fue la emisión de los billetes con los cuales pasó a llamarse la moneda venezolana Bolívar Fuerte (BsF), los primeros billetes tenía al negro Primero (representando al negro Felipe), Guaicaipuro y Luisa Cáceres de Arismendi (representando a Maria Lionza), era evidente hasta para el más incrédulo que Chávez había colocado a las 3 potencias venezolanas del culto Marialioncero a circular por las manos de todo el pueblo, pero lo que no era tan evidente era que de manera oculta habían símbolos santeros en todos los billetes y que solo se podían ver cuando los unían por sus dorsos.

En conclusión es un libro que se debe leer si quiere introducirse en el tema de las creencias esotéricas de los expresidentes o por curiosidad, pero para una persona que siguió en caliente todo lo que se expone y que adicionalmente es conocedor de los cultos que se practican en Venezuela no aporta nada relevante, periodísticamente considero que es un excelente trabajo aunque si lo evalúo desde el punto de vista de la información esotérica contenida es una terrible publicación gracias a las contradicciones y errores fundamentales de conceptos


@RubenTamanco1

Referencia:
  1. Imagen on line: https://elrincondeyanka.blogspot.com.ar/2015/11/libro-los-brujos-de-chavez-de-david.html
  2. http://restos-del-libertador-a-venezuela.blogspot.com.ar/

No hay comentarios.: